Ir a canal FaceBook de CONAMA
Ir a canal Twitter de CONAMA
Ir a canal LinkedIn de CONAMA
Ir a canal YouTube de CONAMA
Ir a suscripción de boletín de Conama

Os recordamos hemos ampliado el plazo de envío de resúmenes hasta el 10 de octubre así que si tienes un proyecto que termina en 2021 y te gustaría presentarlo estás a tiempo

(Los contenidos de las comunicaciones técnicas y de los póster son exclusiva responsabilidad de sus autores)


Actividades de demostración e información para la gestión de residuos sólidos derivados de la horticultura protegida (RECICLAND)

Autor: María del Mar Téllez Navarro
Técnico Especialista Principal
Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA) Junta de Andalucia
Otros autores: Carmen García (Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA) Centro La Mojonera, Almería); Samir Sayadi (IFAPA, Centro Camino del Purchil, Granada); Mª Luz Segura (IFAPA, Centro La Mojonera, Almería); Teresa Soriano (IFAPA, Centro Camino del Purchil, Granada); Dirk Janssen (IFAPA, Centro La Mojonera, Almería); Milagros Fernández (IFAPA, Centro Camino del Purchil, Granada); Rafael Baeza (IFAPA, Centro La Mojonera, Almería);Miguel Talavera (IFAPA, Centro Alameda del Obispo, Córdoba); Eva Medrano (IFAPA, Centro La Mojonera, Almería); Miguel de Cara (IFAPA, Centro La Mojonera, Almería); Salvador Parra (IFAPA, Centro La Mojonera, Almería).
Formato: Comunicación técnica panel
Tipo: Difusión de Proyecto
Temática: Biodiversidad; Economía y Sociedad; Residuos
Programa Financiación: Otro
ODS relacionados: Trabajo decente y crecimiento económico, Producción y consumo responsables, Acción por el clima
Resumen:
La horticultura protegida que se desarrolla en las 35.000 has del litoral oriental andaluz, que comprende las provincias de Almería y Granada, supone una importante actividad económica y social para la Comunidad Andaluza. Sin embargo, el crecimiento constante de la superficie de cultivo y los cambios en los sistemas de cultivo, así como la alta dependencia de insumos, han hecho que el volumen de residuos agrarios, no solo se haya incrementado, sino que además se ha diversificado.
La problemática asociada a los residuos agrarios deriva principalmente de su estacionalidad, ya que en determinados momentos se genera una elevada producción de restos, que condiciona su recogida y almacenamiento, así como su gestión. Esta supone una complicación para el agricultor de pequeñas explotaciones, debido a su heterogeneidad y a las normas específicas que regulan cada uno de ellos. La separación de los restos en origen y el almacenamiento en condiciones adecuadas para su tratamiento in situ, o su posterior recogida y tratamiento en otras instalaciones, puede resultar una carga excesiva y dificultar su gestión.
Por tanto, es necesario desarrollar estrategias específicas que permitan establecer un procedimiento claro y sencillo para una correcta gestión de los residuos agrarios. De hecho, la presión administrativa derivada de la carga documental que genera la diversidad de residuos de la actividad productiva se vuelve un lastre para las pequeñas explotaciones hortícola.
En este contexto, se ha puesto en marcha el proyecto de trasferencia de tecnología RECICLAND, acrónimo de 'Actividades de demostración e información para la gestión de residuos sólidos derivados de la horticultura protegida', a iniciativa de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, y gestionado través del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA). Su objetivo general es trasferir mediante actividades formativas y demostrativas aquellas prácticas agrícolas en consonancia con la reutilización o reciclado de materiales inorgánicos y orgánicos generados en los cultivos de invernadero de ambiente Mediterráneo.
En el proyecto se contemplan varias líneas de trabajo como la gestión y reciclado de los diferentes tipos de plásticos usados; la gestión de los residuos vegetales, bien para su valorización como productos del compostaje o para su incorporación al suelo de la propia explotación, así como la mejora del control biológico y la biodiversidad
Las actividades de trasferencia van dirigidas principalmente a todos los agentes de la cadena de valor hortícola y también a la propia sociedad para concienciar de que la gestión de los restos agrarios debe contemplarse desde la perspectiva de la bioconomía circular.